Los límites. 2 Parte.

Abstrato+093-1

Los límites pueden ser muy definidos, muy poco definidos o ambiguamente definidos. Pero lo más importante es lo que hacemos con esos límites, con esas fronteras? Fortifican o iluminan al ego? Nos perdemos en ellos o los mantenemos desde una perspectiva saludable? Los usamos para defendernos del amor o los usamos para profundizar nuestra capacidad de amor? Los rigidizamos o los mantenemos flexibles? Los usamos para aislarnos o para crear conexiones más profundas?

Sin límites saludables no podemos tener relaciones saludables. Sin límites saludables estancamos nuestro crecimiento.

Que son los límites saludables? Son guardianes que sirven para contener y preservar al integridad de lo que están cuidando.

Los límites y fronteras no sólo contienen espacio, sino que hacen y honran el espacio manteniéndolo apropiadamente compartimentalizado. Mantienen ciertos aspectos de nosotros limitados hasta que los hayamos desarrollado lo suficiente. Una ruptura prematura de estos lugares, como cuando somos forzados a tomar responsabilidades de adultos siendo niños, interfiere en nuestro desarrollo, dejándonos con límites débiles o disfuncionales.

Un límite saludable es una presencia psicofísica, una especie de membrana energética, que tiene la firmeza necesaria para protegernos de la invasión, intrusión, violación, y otras fuerzas negativas, así como la resiliencia para ablandar y abrir aquello que es beneficiosos para nosotros.

Los límites saludables trabajan para nuestro mejor bien. Es como la mano de una madre cuando el hijo da sus primeros pasos. Ese gesto, esa mano ni muy apretada o muy suelta, nos reasegura y nos da coraje para seguir adelante. A medida que crecemos podemos ver que esos límites o fronteras los podemos hacer más permeables o extenderlas para incluir otros. Estas expansiones no debilitan nuestras fronteras.

Los límites saludables sirven para nuestra evolución. Cada etapa de nuestro desarrollo encaja en un complejo de límites cooperativos, que nos sostiene para que podamos lo mejor posible el terreno y aprender lo que es necesario. Si estamos con muchas limitaciones, somos muy rígidos y nos quedamos estancados. Si no tenemos límites no nos quedamos el tiempo suficiente en una etapa de desarrollo para aprender profundamente aquello que necesitamos aprender, y esto retarda nuestro desarrollo.

Hasta Pronto

Dolores

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s