Cuento Corto. Paz

Había dos monjes que vivieron juntos durante 40 años y nunca discutieron.

Un día uno le dijo al otro: ” A usted no le parece que es hora que discutamos por lo menos una vez?

El otro monje dijo: “Está bien, comencemos. Sobre qué discutiremos?”

“Que le parece sobre este pan?” respondió el primer monje.

“Esta bien, discutamos sobre el pan, como haremos?”  dijo el otro monje

Y el primero contestó: “Ese pan es mío, me pertenece”

Y el otro monje le contesta: “Si es así, tómelo”

El “Yo”, el “mío” y el “mi”  destruyen la paz.

Cuando decimos: “Esto es mío y no lo voy a compartir” aparece el  conflicto.

En el apego, el corazón se endurece y un corazón apegado, endurecido y egoísta es el enemigo de la paz.

Ablandemos nuestros corazones, y una manera de hacerlo es abrirlo.

Usen cualquier ejercicio que hayamos hecho para abrir el corazón y al hacerlo sientan como  suelta todo a lo que se aferra.

Hasta Pronto

Dolores

13 comentarios en “Cuento Corto. Paz

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s